Sus manos

Las miro gesticular y me las sé de memoria. Cada lunar, cada marca, cada uña. Las observo, juntándose, entrelazando los dedos. Explicando tamaños y cantidades, acompañando la conversación. Acariciando el antebrazo, señalando, atrayendo, haciendo aspavientos cuando hay chiste... rascando, tocando, abriendo, cerrando. Me distraigo con sus manos. Las miro subir, bajar, hacer círculos. Las siento... Seguir leyendo →

Anuncios

Administradora de risas y tablas

  Me pidió que la esperara hasta que se acabara la función. Llegué entonces a eso de las diez de la noche y me senté en una de las mesas del café del Teatro Prado Águila Descalza. Desde allí se oían vagamente las voces de Cristina y Carlos Mario, lejanas e ininteligibles, seguidas siempre de... Seguir leyendo →

Congratulations, you have a new match!

No sé por qué descargué la aplicación. Tenía bastante curiosidad, quería saber cómo era el maní. Nunca esperé, sin embargo, encontrar nada. De hecho todo el tiempo tuve un poquito de vergüenza… ¿Qué iba a pensar la gente de mí? Tinder, a simple vista, me parecía una cosa novedosa en medio de lo ridículo; algo... Seguir leyendo →

Cuando Lilith renunció al paraíso

“En el año 2010 el negocio de los videochat eróticos no era tan conocido como hoy. En pleno 2017 muchas mujeres encuentran en este modelo de negocio una oportunidad de trabajo rentable” La primera vez que Lilith se conectó supo lo que era tener un día distinto. El que sería su primer cliente le pidió... Seguir leyendo →

Salas de Espera

Las salas de espera son ese punto muerto en el que todo se encuentra: la ansiedad, el dolor, el miedo, la incertidumbre. Sobre todo la maldita incertidumbre. Y, mientras tanto, la vida pasa. La gente pasa, los momentos pasan. Mientras tanto, espero, en una silla, acompañada de unos cuantos desconocidos que también esperan. Me uno... Seguir leyendo →

WordPress.com.

Subir ↑