Reminiscencia

Déjame contarte los parpadeos Aunque no importen; Aunque no marquen la diferencia. La velocidad cambia ‘en un abrir y cerrar de ojos’, Mientras mi cuerpo al tuyo se acerca… Mientras memorizo tu esencia. Déjame contarte los suspiros –los gemidos-; Respírame al oído. Sé mío… Sólo por esta noche, sé mío. Déjame contarte los dedos Aunque…

Domingo

Todo marcha bien en mi vida hasta que me despierto.

Qué pena con usted

Antes de molestarse por haber hablado de él, por haberlo bautizado “Juan” en mi cuento, incluso antes de molestarse por haberlo hecho lanzar al vacío desde el balcón para que muriera con algún trauma craneoencefálico, a Juan* no le gustó que hubiera hablado de la vista de su apartamento como –cito- “la vista de una…