El Fiutur Beibi de Federico Franco

Image

A simple vista, Federico Franco es un chico común y corriente con rastas, un cigarrillo en la mano, una guitarra en la espalda y una actitud de chico malo que no puede negar aunque intente.

Fuma –quizá- más de lo que habla. Probablemente lo suyo no sea hablar. Y es que, aunque a muchos les parezca increíble con sólo verle la pinta, lo de Fede Franco es cantar.

Hace unos seis años lo escuché por primera vez, casualmente, y me gustó. Entré entonces a sus redes sociales para saber más de él, para escucharlo más. Me encontré así con un Fiutur Beibi que me atrapó inmediatamente, y tuve que comprárselo; no aguanté. Así soy yo con la música –y con otras cosas-; siempre quiero más.

Desde canciones lentas como Son I, II, y II, y otras más ‘moviditas’, como Pichando, Chiquita, Cupido en Colombia y Volver, podemos sentir cómo Fede Franco deja sus vísceras expuestas en sus letras; canciones tristes y otras no tanto; guitarras precisas, pianos impregnados de melancolía, melodías que calan los huesos y que hacen que uno exclame para sus adentros frases como “¡Juemadre! ¡La escribió para mí!”

Después de escucharlo, sólo puedo decir que este Fiutur Beibi es exquisito: para escucharlo en soledad, con los audífonos puestos y un vinito en la mano… Incluso para amenizar momentos de intimidad –interprételo como quiera- y dejarse seducir. Es que… ¡Fiutur Beibi es sexy!

Image

Encuentre a Federico Franco: